Salud

POLEN. BENEFICIOS Y USOS

El polen apícola tiene un gran interés desde el punto de vista ambiental, en terapéutica para la prevención y tratamiento de distintas patologías, y como suplemento alimenticio por su gran valor nutricional. La encargada de llevar a cabo este proceso de producción de polen apícola (polen, néctar y secreciones salivales) es la abeja, uno de los polinizadores de mayor importancia.

 

QUÉ ES EL POLEN Y
SU IMPORTANCIA PARA LAS ABEJAS

El término polen deriva del latín “pollen – inis” y significa “polvo muy fino” o “flor de la harina”

Las abejas recogen el polen de los estambres de las plantas humedeciéndolo con saliva, miel y/o néctar (la cual es una fuente de proteínas, lípidos y vitaminas), formando una especie de pellets de polen de diferentes colores debido a que recoje de diversas flores; y lo transportan a la colmena en las corbículas de sus patas posteriores.

A este polen se le conoce como polen apícola o corbicular y constituye el principal alimento proteico tanto para la cría como para la abeja adulta; ya que es esencial para el crecimiento y desarrollo de las abejas más que para la producción de energía. El nitrógeno es lo mejor para ellas.

El hombre utiliza tras su recolección de las abejas, un cazapolenes y dando paso a la elaboración (secado, limpieza     y envasado) hacia el producto que nosotros conocemos.

Como dato curioso: Un gramo de polen está formado por 125 partículas casi invisibles: eso significa que en un kilo hay 12,5 millones de partículas. Para llevar ese kilo al panal en un solo día se necesita el trabajo de unas 3.000 abejas obreras, siempre y cuando cada una realice 20 viajes.

 

PROCESO DE
OBTENCIÓN

La abeja acumula en su colmena una cantidad de polen superior a sus necesidades inmediatas, por lo que el apicultor puede quitarles esa carga de polen antes de que éstas entren en el interior de la colmena.

Para cosechar el polen de las colmenas es necesario obligar a las abejas pecoreadoras a que pasen por una rejilla de malla pequeña a fin de desenganchar el polen de las patas posteriores, que luego cae a un recipiente situado debajo de la trampa, conocido como cesta de polen.

La conservación del polen fresco a temperatura ambiente está comprometida debido a la aparición de fermentaciones indeseables y el crecimiento de micotoxinas.

Consecuencia de ello sus proteínas, grasas y glúcidos se degradan rápidamente. Por tanto para conservar sus características, usualmente se somete a su secado. Se utilizan hornos especiales a una temperatura máxima de 40° C. El tiempo de secado debe ser tan corto como sea posible a fin de evitar pérdida de vitaminas.

La humedad queda entre el 5% y el 8%. De esta manera se obtiene el polen de abeja seco. Para poder conservar, prevenir el deterioro y así preservar la máxima calidad del polen hay que mantenerlo fresco refrigerado o mezclarlo con azúcar.

El último paso del proceso es limpiar retirando con unas pinzas todas las impurezas y luego envasar el polen seco y limpio. Este se deposita en recipientes herméticos como los de la miel, en sacos de plástico o en bidones, siendo aconsejable el embalaje al vacío. Como almacén está indicado un local seco y frio (por debajo de 15ºC).

 

CARACTERÍSTICAS

El olor es agradable y persistente y de aroma floral, el sabor es azucarado intenso y ácido poco intenso; es de consistencia dura pero darle una mayor fuerza este puede ceder sin fragmentarse.

El color del polen es muy variado e incluye: blanco, crema, diferentes tonos de amarillo, naranja y marrón, así como rojo, negro, malva y verde.

Debido a su alta cantidad de proteínas, si no se almacenan correctamente, puede perder el valor nutritivo de forma rápida.

Desde el punto de vista microbiológico y sensorial el polen permanece estable hasta un año y medio de almacenamiento a temperatura ambiente, pudiendo aumentar hasta dos años si se mantiene en un lugar fresco, seco y oscuro.

 

¿DE DÓNDE PROVIENE LA
VARIEDAD DE COLOR DEL POLEN?

El color de carga del polen depende de varios factores, especialmente la presencia de flavonoides, la exposición a la luz solar y al aire, y el tiempo de almacenamiento a temperatura ambiente. La oxidación cambia el color de las cargas más oscuro. El color depende también de las especies de flores.

El polen corbicular por lo general consiste en el polen de una especie. Sin embargo, a veces sucede que las abejas recogen el polen de varias especies botánicas y las mezcla en una misma pelota de polen.

El color del polen está determinado por la presencia de pigmentos tales como los flavonoides que determinan los colores rojo, rosado, púrpura y azul y, los carotenoides los colores amarillo pálido hasta el rojo oscuro con matices de rojo-anaranjado y amarillo-anaranjado.

El color es característico también de las zonas geográficas. Por ejemplo, en el polen recogido en la cornisa Cantábrica predominan los colores crema del eucalipto, amarillo del castaño, gris de la zarzamora y pólenes verdosos de los frutales.

 

CONTENIDO
NUTRICIONAL

La composición química del polen en cuanto a su contenido en aminoácidos y el contenido total de proteínas, varía significativamente según el origen floral, lo que sugiere que algunos son de mejor calidad nutricional que otros, además que es muy práctico para verificar el origen vegetal del polen.

Por su aporte nutricional como una elevada concentración de azúcares reductores, aminoácidos esenciales y ácidos grasos insaturados / saturados, la presencia de Zn, Cu, Fe y una elevada relación K / Na hacen que el polen de la abeja sea muy importante para las dietas humanas, por lo que este producto también se utiliza como complemento alimenticio.

En la composición del polen de abeja, hay alrededor de 250 sustancias.

El polen posee alto valor nutritivo.

Contiene los siguientes componentes:

Proteínas: 20-40 %.

– Aminoácidos esenciales: 10.4 % en promedio

Como la histidina, leucina, isoleucina, triptófano, valina, lisina, metionina, treonina y fenilalanina

Otros animoácidos: prolina, glutamina, arginina, etc.

Hidratos de carbono: 25- 60 %.

Agrupan los monosacáridos (fructuosa y  gluco-sa), oligosacáridos (maltosa y  sacarosa) y  polisacáridos (almidón, celulosa y pecti-nas, entre otros).

El contenido de azúcares es mayor en polen fresco que en polen seco

Lípidos: 1 – 20 %

Algunos pólenes son particularmente ricos en componentes lipídicos. En efecto, la cantidad total de lípidos en los mismos varía ampliamente según la especie botánica a la que pertenezca.

Encontrándose triglicéridos, ácidos grasos esenciales en cantidad importante: linoleico, linolénico, además de láurico, mirístico, palmítico, etc.

 Vitaminas: Complejo B, A, C, D y K.

Contiene  una cantidad considerable de vitaminas del complejo B, que en algunos casos cubren las necesidades diarias del ser humano. También es abundante el ácido  ascórbico (vitamina C), lo que parece ser la cau-sa  del  poder  antiifeccioso atribuído  al  polen.  Posee carotenos  y  carotenoides precursores de la vitamina A. Igualmente el ácido fólico y la biotina están presentes en proporciones interesantes.

Minerales: 1 al 7 %

Posee minerales donde destaca la elevada proporción de potasio (20-40%),  también posee sodio, calcio, fósforo, magnesio, y a nivel de trazas cobre, hierro, manganeso, zinc, cobalto, silicio y selenio.

Compuestos fenólico:

Principalmente flavonoides, además de leucotrienos, catequinas y ácidos fenólicos.

Los pólenes más ricos proceden, entre otras plantas de: Brezos, castaño, amapola, árboles frutales, sauce y trébol, etc, con una cantidad media para el álamo y baja para el diente de león. Además que el polen fresco es más activo que el conservado en el congelador.

USOS

El polen apícola se consume directamente o se procesa en extractos exhibiendo diversas propiedades farmacológicas y microbiológicas, debido a que es un suplemento nutricional por su contenido de vitaminas y su actividad hormonal, antibiótica y antioxidante.

Es utilizado en cosmetología, en la elaboración de cremas nutritivas, ungüentos, emulsiones, jabones, entre otros productos relacionados.

Uso tradicional

El polen se ha utilizado en la antigüedad por distintos motivos terapéuticos, como tónico sedante y astringente, afrodisiaco, beneficioso para el estómago, como antiinflamatorio.

Desde la medicina alternativa el polen de abejas ha gozado de una ventajosa reputación ya que es considerado un complemento alimenticio de rápido efecto sobre el organismo.

Se dice que el polen reequilibra, estimula, tonifica, desintoxica y resulta efectivo cuando es necesario mejorar el aporte nutricional en grupos de edad como niños, adolescentes y adulto mayor; además en grupos de personas con requerimientos especiales como anémicos, convalecientes, anoréxicos, gestantes, alcohólicos, artrósicos, reumáticos, asténicos, entre muchos otros.

El polen posee actividad antimicrobiana y antifúngica, antioxidante (promueve la reparación de tejidos), hepatoprotector, antiinflamatorio, aliviar infecciones respiratorias, antiosteoporosis, antidiarreico, inmunomodulador, probiótico y prebiótico, antiaterogénico, desensibilización a alergia, arteriosclerosis, reduce niveles de colesterol, antidepresivo (inhibe la MAO) y en prevención de problemas de próstata.

Asimismo, para los diabéticos es un sustituto ideal por su bajo contenido en azúcares y su gran riqueza nutritiva al igual que aconsejado como suplemento regular para vegetarianos.

 

BENEFICIOS

Aporta energía

El contenido calorífico promedio del polen es 381.70 ± 14.69 kcal/100 gramos. Por lo tanto, puede considerarse una excelente fuente de energía. También reconstituyente y tónico.

Nutritivo y revitalizante

El polen presenta un alto valor nutricional, así como la propiedad de complementar rápidamente las deficiencias nutricionales en los organismos. Los componentes que ejercen este papel son aminoácidos, vitaminas y bioelementos.

Las propiedades nutricionales del polen se utilizan, en casos de falta de apetito infantil, retraso del desarrollo y desnutrición de niños y adultos. También se recomienda administrar el polen en el período de recuperación, después de las cirugías.

Antioxidante

Contiene flavonoides, que pueden actuar como potentes antioxidantes que puede llegar a ser un eliminador de radicales libres e inhibidor de la peroxidación de lípidos.

Estudios epidemiológicos han demostrado una correlación positiva entre el incremento del consumo de compuestos fenólicos con la acción antioxidante y la reducción del riesgo de enfermedades cardiovasculares.

Propiedad antimicrobiana

Estudios científicos evaluaron la actividad antimicrobiana de extractos de polen en bacterias (Bacillus cereus, Staphylococcus aureus, Salmonella typhi y Escherichia coli) y en levaduras (Zygosaccharomyces bailii, Zygosaccharomyces rouxii, Zygosaccharomyces Mellis y Candida magnoliae) y encontraron que todos los extractos evidenciaron actividad antimicrobiana y antifúngica. La responsabilidad de esta actividad radica en los flavonoides y ácidos fenólicos.

Disminución de grasa en sangre y mejora el flujo sanguíneo

Se han hecho estudios en los que concluye que el polen apícola tiene una actividad hipolipidémica disminuyendo el contenido de lípidos totales de plasma. Se conoce que pequeñas dosis de polen administradas a las personas mayores permiten tanto la inhibición de los cambios ateroscleróticos de los vasos sanguíneos y la mejora del flujo sanguíneo cerebral.

Actividad hipoglucémica y anticoagulante

La actividad hipoglucémica del polen se le atribuye principalmente por la presencia de ácidos grasos insaturados, fosfolípidos y fitoesteroles. Además, se confirmó una disminución en la capacidad de agregación plaquetaria y una mayor actividad del sistema fibrinolítico (que se encarga de desintegrar los coágulos) en las personas que toman polen.

Protege el hígado

Se han dado estudios en el que se envidencia que el polen apícola protege a las células hepáticas de su efecto perjudicial, lo que muestra su capacidad para prevenir la toxicidad, éste papel está relacionado con el contenido de polifenoles, principalmente flavonoides y ácidos fenólicos.

Actividad antiinflamatoria

El polen, según estudios, presenta una alta actividad antiinflamatoria. Su magnitud se compara con fármacos antiinflamatorios no esteroideos como el naproxeno, el análogo, la fenilbutazona o la indometacina. Los flavonoides y ácidos fenólicos, también ácidos grasos y fitosteroles son los responsables de esta actividad.

Para próstata

Se han citado efectos beneficiosos del polen en casos de hiperplasia prostática benigna y en la etapa inicial de mal de próstata.

Mejora el estado de animo y de la mente

Aumenta la capacidad mental y fortalece el sistema nervioso debilitado por el estrés o exceso de trabajo. El uso de polen, permite una mejora gradual del estado de ánimo.

Se dice que administrado junto con los antidepresivos, permite disminuir sus dosis y mejora la condición general en un corto período de tiempo.

CONSUMO

El polen apícola tiene un valor dietético enorme para el ser humano, como complemento de la dieta moderna, pudiendo cubrir las  necesidades mínimas  en aminoácidos.

El polen se consume en estado natural, en bolitas, pulverizado o diluido en agua.

La dosis normal recomendada en adultos es de 20-40 g/día y se aplica terapéuticamente todos los días, y en niños es de alrededor de 7g/día.

El tiempo de tratamiento es de 1-3 meses, pero puede repetirse 2-4 veces al año

 

REFERENCIAS
BIBLIOGRÁFICAS

  • Pollinic characteristics and chemical composition of bee pollen collected in Cayalti (Lambayeque – Peru). Rev Chil Nutr Vol. 40, Nº1, Marzo 2013.
  • ORIGEN Y DIVERSIDAD DE POLEN APÍCOLA. FACULTAD DE FARMACIA UNIVERSIDAD COMPLUTENSE DE MADRID, 2018.
  • SECRETARIA DE AGRICULTURA, GANADERIA, PESCA Y ALIMENTACION. Argentina
  • Composición del polén apícola. Vida Apícola. Revista de Apicultura. Mayo – Junio 1993. N° 59
  • EL POLEN. RECOGIDA, MANEJO Y APLICACIONES. Hojas Divulgadoras. Núm. 8180 HD
  • CARACTERIZACIÓN FISICOQUÍMICA Y FUNCIONAL DEL POLEN DE ABEJAS (Apis mellifera) COMO ESTRATEGIA PARA GENERAR VALOR AGREGADO Y PARÁMETROS DE CALIDAD AL PRODUCTO APÍCOLA [TESIS] UNIVERSIDAD NACIONAL DE COLOMBIA. FACULTAD DE CIENCIAS AGRARIAS. DEPARTAMENTO DE INGENIERÍA AGRÍCOLA Y ALIMENTOS. ÁREA CURRICULAR AGROINGENIERÍA Y ALIMENTOS. MAESTRÍA EN CIENCIA Y TECNOLOGÍA DE ALIMENTOS. MEDELLÍN, 2015.
  • Propiedades bioactivas y nutricionales del polen apícola de la provincia del Chubut, Argentina. RIA / Vol. 40 / N.° 3.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Energy Green