Deporte producto Salud

Aceite de coco amazónico como alimento

El aceite de coco se extrae de la palma de coco de cocos maduros. La mayoría de la producción de aceite de coco se obtiene de la copra (carne blanca seca de la fruta). El aceite se obtiene por prensado o extracción en frío de la copra.

El aceite contiene 899 kcal por 100 gramos y está compuesto principalmente de ácidos grasos saturados (85,2%). De estos ácidos grasos saturados, los ácidos grasos principales son láurico, mirístico y palmítico. El ácido láurico representa más del 40% de los ácidos grasos en el aceite de coco.

Diferentes estudios afirman que estos ácidos grasos se acompañan de beneficios para la salud, debido a su estructura de cadena media.

Mantiene el cuerpo sano, también puede servir para uso culinario para saltear y freír alimentos o como mantequilla vegetal.

Se le puede obtener de la parte de la selva de nuestro país como en el Cusco, San Martín, etc.

 

COMPOSICIÓN

El aceite de coco está formado aproximado el 90 % de ácidos grasos saturados ligados a triglicéridos. En el grupo de ácidos grasos saturados se incluyen, entre otros, el ácido palmítico, ácido caprílico, ácido láurico o el ácido mirístico. El ácido oleico es un ácido graso monoinsaturado y también se encuentra en el aceite de coco como componente de los triglicéridos. Además, el aceite contiene componentes valiosos como la vitamina E y el fósforo. Los ácidos láuricos, caproicos, cápricos y caprílicos son ácidos grasos saturados de cadena media, conforman una gran parte del aceite de coco. Precisamente estos ácidos grasos de cadena media son los que le dan al aceite sus cualidades extraordinarias.

 

GRASAS

Las grasas (lípidos) de la dieta son una fuente principal de energía cuya calidad tiene una profunda influencia sobre la salud. La grasa de los alimentos está formada mayoritariamente por ácidos grasos, que se encuentran en forma de triglicéridos. Las grasas constituyen el nutriente energético por excelencia.

La importancia de las grasas en la alimentación viene dada por las siguientes características:

  1. Constituyen el combustible metabólico de mayor capacidad calórica. El almacenamiento de la energía en forma de grasa es la manera más económica de mantener una reserva energética en el organismo.
  2. Suministran ácidos grasos esenciales, que no se pueden sintetizar en el organismo y que cumplen, además, funciones importantes en el desarrollo embrionario, el trasporte, metabolismo y mantenimiento de la función e integridad de las membranas celulares.
  3. Son precursores de moléculas biológicas con importantes funciones metabólicas, como los eicosanoides y los docosanoides, y forman parte de la estructura molecular de otros compuestos esenciales, como las hormonas esteroides y los ácidos biliares.
  4. Son un vehículo para el transporte de vitaminas liposolubles (vitaminas A, D, E y K).

 

ÁCIDOS GRASOS DE
CADENA MEDIA

Los ácidos grasos se pueden clasificar en ácidos grasos de cadena larga (AGCL), ácidos grasos de cadena media (AGCM) y ácidos grasos de cadena corta (AGCC). Los triglicéridos de cadena media (MCT) se forman a partir de ácidos grasos de cadema media.

La longitud de la cadena de los ácidos grasos influye en la duración de la digestión de la grasa y su absorción. Debido a la cadena más corta, las digestiones y la absorción de estas grasas son más fáciles, por lo tanto más rápidas. Se usan directamente en el cuerpo para producir energía, debido a esto se usan con fines dietéticos.

En comparación con otros ácidos grasos, los MCT tienen un poco menos de calorías y son fácilmente digeribles. Debido a su solubilidad en agua, entran directamente a través del torrente sanguíneo hasta el hígado. Allí son utilizados preferentemente en comparación con otras grasas para la obtención de energía. Uno de los MCT más famosos y mejor investigado es el ácido láurico que está contenido en alta proporción en el aceite de coco. Además, este ácido graso ofrece un efecto excelente contra virus, bacterias y protozoos.Podría tener efectos beneficios sobre la salud como pérdida de peso, prevención de enfermedades cardiovasculares y que puede usarse para la nutrición parenteral, en alimentación para atletas y alimentos para recién nacidos. Cabe señalar que hay estudios que dicen que el ácido láurico puede ser de cadena larga.

También el ácido caprílico, aunque se encuentra contenido en una dosis más baja, posee propiedades antimicrobianas.

 

USOS

En la cocina

El aceite de coco tiene un sabor exótico pero discreto. Por lo que puedes utilizarlo para cocinar o freír (empanadas, etc). Al igual que la mantequilla, el aceite para cocinar tiene una consistencia sólida a temperatura ambiente. El punto de fundición se encuentra alrededor de los 24 ºC. Se puede utilizar en repostería, para preparar un delicioso helado y postres cremosos con aceite de coco y manteca de coco, o darle un toque de aceite de coco a un smoothie o zumo de frutas de maracuyá, mango, etc.

El aceite de coco para cocinar puede utilizarse tanto para la cocina fría como caliente. Es muy estable también a altas temperaturas y resiste el calor, por lo que se puede utilizar sin límite para hornear y freír.

El aceite de coco tiene un punto de humo extremadamente elevado de 234°C. Por lo tanto, esto significa que un aceite de este tipo puede utilizarse de manera versátil sin crear grasas trans. Por lo que se puede asar, cocinar, freír y hornear sin preocupaciones.

Otra ventaja del aceite de coco es que, en comparación con otros aceites vegetales, no contiene muchas calorías. Así que si reemplazas la mantequilla y otras grasas por el aceite de coco, no solo estarás haciendo algo por tu bienestar sino que también lo notará tu figura.

 

Para deportistas

Los ácidos grasos saturados de cadena media son absorbidos por el cuerpo directamente a través del torrente sanguíneo y transformados en energía. De esta manera, la grasa no acaba en las caderas, sino que puede utilizarse para el entreno. Además, puede resultar útil aplicar aceite de coco en los músculos cargados antes del entreno. Después de unas semanas podrás contar con un aumento de rendimiento deportivo.

 

BENEFICIOS DEL
ACEITE DE COCO AMAZÓNICO

 

La grasas de cadena media del coco son grasas minúsculas y, mientras proveen energía al cuerpo, disminuyen el colesterol oxidado, protegen contra los corrosivos efectos de los radicales libres y, sobre todo, tienen un peculiar mecanismo inmunoprotector que merece explicar.

Antimicrobiano

El ácido láurico es la grasa más representativa del coco. Esta grasa ofrece propiedades antibióticas y antivirales, ya que la mayoría de bacterias y de virus están encapsuladas en grasas. Las grasas que envuelven la membrana externa protegen el ADN del microorganismo.

Refuerza el sistema inmunológico

Las grasas de cadena media presentes en el coco tienen una gran afinidad con las membranas de microbios. Siendo grasas cortas, son fácilmente absorbidas dentro de ellas, y es ahí cuando debilitan esta estructura protectora; la membrana se desintegra, despellejan el microbio y este finalmente muere. Luego, los leucocitos del sistema inmunológico limpian los desechos extintos de microbios y virus, creado por este choque de grasas.

Buena nodriza vegetal

La acción del ácido láurico en la leche materna, asegura una completa protección inmunológica al bebé. Intuitivamente, la leche de coco y el agua de coco han sido una eficaz nodriza vegetal en muchas islas de la Polinesia, Tailandia y Filipinas, algo que incluso la leche de fórmula han imitado. Aunque la ofrece deshidratada la mayoría de leche de fórmula contiene ácido láurico.

Hepatoprotector

El coco al contener ácidos grasos de cadena media, no necesitan un gran esfuerzo de enzimas pancreáticas ni bilis para su digestión, por lo que resulta ideal para las personas a las que se le ha extirpado la vesícula Biliar y tienen dificultades para digerir las grasas, o en general, para personas con problemas digestivos o de hígado.

Da saciedad

Incremento en la saciedad y reducción de la ingesta de energía, proporcionando una alternativa potencial para ayudar a mantener el balance energético.

Contra el sobrepeso

Reducción In Vivo de la acumulación de grasa corporal debido a que la grasa que aporta el aceite es una fuente inmediata de energía debido a que tienen una baja capacidad de almacenamiento en el tejido adiposo, resistencia a la insulina, respuesta inflamatoria y de la vía pro-inflamatoria NF-kB.

Modificación positiva de la microbiota intestinal, lo cual puede mediar el catabolismo de lípidos, gasto energético y pérdida de peso en individuos obesos. Además, se han observado un incremento en la masa magra y reducción de la grasa corporal total en la misma población.

Salud cerebral

Regulación positiva de la síntesis de proteínas neuronales, estabilidad sináptica y comportamiento, lo cual trae un consigo un efecto positivo en la prevención y reducción de los efectos de enfermedades neurodegenerativas.

Cuando se metabolizan los MCT, presentes en el aceite de coco, se generan cuerpos cetónicos que pueden proporcionar una fuente de energía y mejorar el metabolismo energético del cerebro.

Flavonoides y polifenoles presentes

Pueden tener un efecto beneficioso con respecto a la mejora del estrés oxidativo, involucrado en la etiología de diversas enfermedades, incluida la diabetes mellitus tipo 2, enfermedades cardiovasculares, etc.

Otros

En los hospitales los ácidos grasos de cadena corta/media se incorporan generalmente a pacientes que requieren una alimentación especial.

Mejora en la fuerza y función muscular en personas de la tercera edad al combinar su consumo con leucina y vitamina D.

 

CONSIDERACIONES

No hay que olvidar es que el aceite de coco está compuesto principalmente por ácidos grasos saturados. Así que se recomienda que el consumo diario de grasas no supere el 30% de la energía total consumida, con un máximo del 7% de grasas saturadas.

Como conclusión, el consumo de aceite de coco y productos que contengan grasas saturadas puede realizarse de forma moderada u ocasional, en el marco de una dieta variada, moderada, equilibrada, sostenible y “socializable”.

 

REFERENCIAS
BIBLIOGRÁFICAS

  • Schönfeld P., Wojtczak L. (2016). Short- and medium-chain fatty acids in energy metabolism: the cellular perspective. J. Lipid Res. 57, 943–954.
  • Coleman H, Quinn P, Clegg ME. (2016). Medium-chain triglycerides and conjugated linoleic acids in beverage form increase satiety and reduce food intake in humans. Nutr Res 36 (6), 526-533.
  • Wang D, Mitchell ES. (2016). Cognition and Synaptic-Plasticity Related Changes in Aged Rats Supplemented with 8- and 10-Carbon Medium Chain Triglycerides. PLoS One. 12;11(8): e0160159.
  • M Bohl, A Bjørnshave, M K Larsen, S Gregersen, K Hermansen. (2017). The effects of proteins and medium-chain fatty acids from milk on body composition, insulin sensitivity and blood pressure in abdominally obese adults. European Journal of Clinical Nutrition 71, 76-82.
  • Fernando W, et al. (2015). The role of dietary coconut for the prevention and treatment of Alzheimer’s disease: potential mechanisms of action. British Journal of Nutrition, 114: 1–14.
  • Mumme K, Stonehouse W. (2015). Effects of medium-chain triglycerides on weight loss and body composition: a meta-analysis of randomized controlled trials. J Acad Nutr Diet. 115 (2): 249-263.
  • Consenso sobre las grasas y aceites en la alimentación de la población española adulta; postura de la Federación Española de Sociedades de Alimentación, Nutrición y Dietética (FESNAD). Nutr Hosp. 2015;32(2):435-477.
  • Boateng L., Ansong R. , Owusu WB. & Steiner-Asiedu M. Coconut oil and palm oil’s role in nutrition, health and national development: A review. Ghana Med J 2016 Sep;50(3):189-196.
  • Samuel Babu A., Kumar Veluswamy S., Arena R., Guazzi M. & Lavie C.J. Virgin coconut oil and his potential cardioprotective effects. Postgraduate Medecinem Volume 126, Issue 7, November 2014.
  • AECOSAN (Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición). Programa Perseo informa, Las Grasas, 2017 Disponible en: http://www.aecosan.msssi.gob.es/AECOSAN/docs/documentos/nutricion/educanaos/grasas.pdf
  • ACEITE DE COCO: CARACTERÍSTICAS NUTRICIONALES Y POSIBLES APORTES A LA SALUD HUMANA, TESIS. Antioquía, Colombia, Corporación Universitaria Lasallista. 2020

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Energy Green